Terapia ocupacional

La Asociación Americana de Terapia Ocupacional (AOTA, 1986) define a esta disciplina como “el uso terapéutico en las actividades de autocuidado, trabajo y juego para incrementar la función independiente, mejorar el desarrollo y prevenir la discapacidad. Puede incluir la adaptación de las tareas y el entorno para lograr la máxima independencia y mejorar la calidad de vida”.

Asimismo, según la Asociación Profesional Española de Terapeutas Ocupacionales (APETO) esta disciplina es: “Una profesión socio-sanitaria que a través de la valoración de las capacidades y problemas físicos, psíquicos, sensoriales y sociales del individuo pretende, con un adecuado tratamiento, capacitarle para alcanzar el mayor grado de independencia posible en su vida diaria, contribuyendo a la recuperación de su enfermedad y/o facilitando la adaptación a su discapacidad”.

Esta última definición es la que mejor se ajusta al rol profesional desempeñado por los Terapeutas Ocupacionales en España, obtenido a través de los estudios Universitarios de Grado.

Dentro de una Ortopedia, el profesional de la Terapia Ocupacional se centra en asesorar sobre aquellas ayudas técnicas disponibles y su correcto uso (utensilios, aparatos, dispositivos o adaptaciones), en relación a las actividades de la vida diaria, para mantener, mejorar o suplir una función deficitaria, todo ello en pro de aumentar la independencia y calidad de vida del usuario y de sus cuidadores.

Otra de sus funciones, consiste en establecer un plan de intervención con el objetivo de conseguir el mayor grado posible de autonomía funcional de la persona, intentando aumentar/mantener sus capacidades físicas, sociales, cognitivas y psicológicas.